El pan es una de mis pasiones. El comienzo, desde la preparación de la levadura, el pesado de la harina; es como una especie de alquimia. Mi madre era farmacéutica, tal vez el estar en el laboratorio desde pequeña...Quiero compartir esa magia, ese sentimiento de elaborar algo vivo.
Bienvenidos a mi blog.

sábado, 5 de enero de 2013

KNISHES DE PAPA Y CEBOLLA

Hola!!!
Antes que nada: primera entrada del 2013, espero que todos tengamos un año delicioso y lleno de recetas compartidas.
Comenzamos con ésta, una más de la cocina judía; puedo recordar a mi abuela preparándolos en la cocina de mi casa cuando yo era pequeña, siempre sobraba puré del relleno y era delicioso.
Buscando los orígenes descubrí que es un aperitivo del Este de Europa muy popular entre las comunidades judías. Un knish consiste en un relleno cubierto de una masa que puede ser cocinada al horno o frita, yo siempre los comí al horno y así los hago. Es muy popular en la ciudad de New York, también se utiliza mucho en los caterings ya que si se hacen de tamaño pequeño se pueden comer con la mano y es un bocado muy original sirviéndose caliente o tibio.
Los que preparo habitualmente son los rellenos de papa y cebolla frita, pero también admiten otros rellenos como queso, espinacas y ricota y ...como siempre en este blog la imaginación al poder: lo que pueda ir rellenando una masa y al horno...



  
Ingredientes masa:

-1/4 de taza de aceite
-3/4 de taza de agua tibia
-500 gs.harina
-1 pizca de sal

Ingredientes relleno:

-1 1/2 kg. de papas
-3 cebollas cortadas pequeñas, fritas en aceite
-nuez moscada
-sal y pimienta a gusto

Preparación:

Ponemos el agua tibia con el aceite y la sal en un bol, unimos bien y agregamos despacio la harina mientras batimos con una cuchara de madera, hasta formar una masa blanda.
Dejamos reposar 1/2 hora aproximadamente.
Cocinamos las papas y preparamos un puré, condimentamos con pimienta, nuez moscada y sal. Agregamos las cebollas fritas (junto con el aceite de la fritura).
Estiramos la masa bien fina y cortamos en rectángulos de 10 por 30 cm.


Colocamos a lo largo del costado mayor el puré. Cerramos la masa a lo largo y cortamos (debe quedar como un canelón relleno).
Muy importante: cortamos los knishes haciendo presión con el canto de la mano separando el puré y sellando la masa. Terminamos de cerrar los knishes dándoles forma y hundiendo el centro hacia adentro para que no se salga el relleno.
Luego pintamos con huevo y los llevamos al horno a fuego fuerte al principio y bajando luego a fuego medio, sacarlos cuando la masa se vea dorada.



Son muy sencillos y les puedo asegurar que salen riquísimos.

1 comentario:

Gracias por vuestros comentarios!!!
Son la base de mi blog y el éstimulo para seguir adelante.